Alan Wake (2010)

Alan Wake (2010)

El estudio finlandés Remedy consiguió y afianzó su éxito con las dos primeras entregas de “Max Payne”. El tiempo pasó, y tuvimos que esperar nada menos que 7 años para ver su siguiente juego. Distribuido por Microsoft, lo que lo hizo exclusivo para su consola, “Alan Wake” está protagonizado por un reputado escritor, que da nombre al juego, y que tras un largo tiempo sin ideas, se dispone a pasar unos días de descanso e inspiración junto a su esposa, en una apartado pueblo de montaña. Pero sus vacaciones se tornan en pesadilla cuando fenómenos paranormales comienzan a sucederse, y su mujer desaparece. Tendremos que controlar al escritor para buscar a su esposa y resolver los misterios de la región.

Así, nos encontramos con un título que cambia el enfoque del estudio hacia un juego que bebe claramente de “Silent Hill” y la literatura de terror. Sin ir más lejos, además de hacer referencia explicita en varias ocasiones, Stephen King no solo inspira a su protagonista, si no que el guion también toma elementos de sus obras. También el boom de las series televisivas que se produjo en aquellos años, como por ejemplo “Perdidos” o la más antigua “Twin Peaks”, terminaron por influenciar a “Alan Wake”. Por ejemplo, el juego presenta sus 5 actos como si se fuesen episodios de una serie. Además, se trata de una aventura narrada (por cierto, con muy buen doblaje al español), y con un acabado cinematográfico muy conseguido para aquellos años. A esto hay que sumar una cuidada banda sonora, que le da aun más tono de serie televisiva.

En lo técnico, se trata de un juego que aun 12 años después ha envejecido realmente bien, mostrando escenarios con multitud de detalles. Esto consigue una gran ambientación, algo fundamental para el relato que nos narra, y conseguir envolver al jugador con esas sensaciones de terror y misterio. Tengo que destacar la buena implementación de la iluminación, parte fundamental no solo de la ambientación, si no también del gameplay. Por su parte, los escenarios son de una amplitud asombrosa para un juego tan lineal. La cuestión es que en principio la idea de Remedy era crear un juego de mundo abierto, algo que estaba en plena ebullición por aquellos años. Idea que terminaron desechando. Aun siendo un juego absolutamente lineal, intenta incentivar la exploración, aunque sea en pequeñas áreas, obteniendo páginas perdidas que narran y completan partes de la historia. En cuanto a buscar objetos para avanzar es otra historia, el juego apenas nos lo plantea.

De esta forma, “Alan Wake” apenas consiste en avanzar por sendas casi marcadas y hacer frente a personas poseídas, a las que debemos desproteger exponiéndolas a la luz de nuestra linterna y luego abatir disparando con un arma de fuego. Tanto los tipos de enemigo como la cantidad de armas brillan por su poca variedad. Otra cuestión es la cantidad de munición, que tendremos de sobra, alejándolo de lo que entenderíamos por un survival horror, y eligiendo el camino de la acción que abrió “Resident Evil 4” para los juegos de terror. Pese a la mecánica de la linterna, y a que las armas tardan un tiempo considerable en recargarse, el juego da en ocasiones la sensación de enfocarse demasiado al género de disparos. Más cuando conforme avanzamos, el juego aumente la dificultad a base de poner ante nosotros mayor cantidad de enemigos y cada vez más poderosos. Por mucho que el juego añada y combine tramos con pequeñas gotas de jugabilidad distinta, sus mecánicas terminan haciéndose repetitivas. Yo personalmente echo en falta puzles que hagan contrapeso a los tediosos tiros.

Quizás todo esto último que comento fue lo que terminó de lastrar a un título que, para colmo, generó mucho hype, quizás demasiado. Remedy prometió durante años un mundo abierto, y mecánicas de survival que jugaban con el cambio del día a la noche. Cuando incumplieron, la crítica se lo hizo pagar caro. Por suerte, la perspectiva del tiempo sirve para reivindicarlo por sus puntos fuertes más allá de los puramente jugables. Su ambientación y su trama como una serie de terror son las armas con las que creo que es justo que “Alan Wake” sea recordado.

Desarrollador: Remedy Entertainment Guión: Sam Lake, Mikko Rautalahti Música: Petri Alanko

FinlandiaFinlandia | 2010 | Videojuego |