Wolfenstein: The New Order (2014)

Wolfenstein: The New Order (2014)

Cuando dio el salto a las 3D, “Wolfenstein” cambió el mundo del videojuego para siempre, o al menos dio el primer paso para cambiarlo. Pero desde entonces, por alguna razón, la saga se convirtió en el patito feo de id Software, aunque en los últimos tiempos también habría que meter a “Quake” en esa ingrata categoría. La saga ha intentado resurgir en no pocas ocasiones, pero creo que hasta “The New Order”, un encargo externo, no ha conseguido dar en el clavo.

Para empezar, este nuevo juego es consciente de su herencia, por lo que no prescinde de la acción más directa. Así es como empezamos, sin miedo a las hiperboles de violencia y acción. En un principio parece que estamos ante una propuesta de antaño, con grandes escenarios en los que recibimos oleadas de enemigos. Acción y también exploración, la típica en la que hay que buscar por los rincones la munición, la coraza y los botiquines, aunque estos últimos combinan la recuperación de salud con el sistema de regeneración automática por tramos de 20, para que no se abuse de las coberturas.

Acción directa, sí, pero de repente se nos presenta la posibilidad del sigilo. Ya vemos que este juego no solo quiere retomar cosas del pasado, también quiere plantear cosas nuevas y arreglarlas. De ese modo, el juego añade la figura del comandante, que es un tipo de enemigo que tiene acción en un área y que una vez dada la voz de alarma no deja de llamar a nuevos enemigos hasta que no acabamos con él. Esto obliga a que el jugador vea más riesgos en prescindir del sigilo, y si así lo decide, que tenga que avanzar entre los enemigos, no solo quedarse parapetado.

Pero el sigilo solo es la primera de las sorpresas jugables que nos esperan, dando al desarrollo mucha variedad. Por ejemplo hay armas que sirven para algo más que para matar, cosa que, junto a parte de la ambientación, me recuerda a “Half-Life 2”. Sin olvidarse de la esencia de los shooters, también encontramos un tremendo gunplay, solo hay que disparar la escopeta a poca distancia de un enemigo para sentirlo, además con escenarios muy destruibles. También me ha sorprendido la inteligencia artificial de los enemigos, obviando las numerosas salidas de tono, que a veces también por diseño estético me han recordado a “F.E.A.R”

Y para rematar, el juego tiene una buena historia. Esta comienza en una II Guerra Mundial que perdura en el frente europeo aún en 1946, para dar el salto a 1960 y dejar el campo abierto a toda una línea temporal alternativa que mezcla la ciencia ficción con unos nazis muy malos. Ahí es donde “The New Order” nos invita a liderar la resistencia en una potente historia distópica dispuesta para masacrar al ejercito nazi más allá de la II Guerra Mundial, donde no faltarán puntazos de mala leche e ironía a raudales más propios de “Duke Nukem”.

Arquitectura brutal, acción directa, un hombre ejército, “Wolfenstein: The New Order” retoma un tipo de juego que creíamos olvidado, que pasó de moda por culpa de propuestas más complejas, un heredero directo de los shooters de finales de los 90 principios de los 2000 como los que he nombrado, y a los que imita sabiamente, pero actualizado con una potente narrativa y ambientación, gráficos actuales, y variedad jugable. Sí, este juego parece que acierta en todo. Un buen comienzo para empezar a hacerle justicia a “Wolfenstein”.

Desarrollador: ZeniMax Sweden AB Guión: Jens Matthies Música: Mick Gordon Intérpretes: Brian Bloom, Alicja Bachleda, Gideon Emery, A.J. Trauth, Dwight Schultz, Nina Franoszek, Bonita Friedericy, Ken Lally, Alex Solowitz, Mark Ivanir, Thomas Mikusz, Carla Tassara, Leith M. Burke, Erik LaRay Harvey, Ian Paul Cassidy

SueciaSuecia | 2014 | Videojuego |