Disney's Aladdin (Capcom) (1993)

Disney's Aladdin (Capcom) (1993)

Vivimos una época en la que los videojuegos exclusivos de un sistema casi pueden contarse con los dedos de una mano. Pero hace unos años vivíamos una situación completamente opuesta. Sin ir más lejos se daba el caso de que una misma película era adaptada al videojuego en sistemas diferentes por compañías y estudios distintos, dando origen a dos juegos que poco tenían que ver el uno con el otro. Es el caso del “Aladdin” de Disney que además se lanzó en plena guerra de sistemas de 16 bits. La versión a cargo de Virgin y bajo la dirección del por entonces celebre David Perry, se realizó trabajando estrechamente con los animadores de la propia película y se lanzó en un principio para la Sega Mega Drive. Por otro lado Capcom, y bajo la dirección del por entonces desconocido Shinji Mikami, hacia lo propio con su propia versión para la 16 bits de Nintendo. Desde entonces, este ejemplo, esta pequeña batalla de una larga guerra, se ha ido mitificando.

Pese a que era un seguero convencido, en el momento de ser lanzados creo que pocos teníamos dudas de cual era la mejor versión. Solo había que ver alguna captura en las revistas, y si aun no te habías decidido, el VHS que traía Hobby Consolas en octubre del 93 te aclararía las ideas. Es decir, la discusión de cual es la mejor versión es algo que vendría después, en los años de Internet. En los 90 lo teníamos claro, en Mega Drive había un Aladdin que era algo extraordinario, que todo niño querría jugar, y en Super Nintendo habían sacado otro que no destacaba en el catálogo.

Pero en estos años esa discusión que ha surgido me ha hecho recapacitar. Los juegos de David Perry lo centraban todo en sus gráficos y las extraordinarias animaciones, pero la jugabilidad la dejaban de lado. Además, la brutal campaña de marketing por parte de Sega quizás no nos dejó ver que el juego de Super Nintendo, aunque en apariencia menos destacable, escondía una jugabilidad excelente, japonesa, marca Capcom, además bajo la batuta del creador de “Resident Evil”. Tenía que probarlo, por eso me he puesto con “Disney's Aladdin” de la Super hasta acabarlo.

Para empezar, este “Aladdin” hace un uso maravilloso de la colorida paleta del cerebro de la bestia. Aunque por otro lado, los diseños vistosos y coloridos no son exactamente los de la película. Podemos salvar las ilustraciones entre niveles, pero durante la acción solo recuerdan vagamente a la película. A nivel sonoro ocurre algo similar, percibimos ciertos acordes de la banda sonora de la peli, pero la sensación es que no suena igual, e incluso algún tema se vuelve machacón en el cartucho de Capcom.

Ya jugando, las primeras sensaciones no son del todo buenas, el personaje es muy lento, cuando el juego parece invitar a ir más rápido. Además de las típicas acciones de los plataformas 2D, saltar y correr, nuestro personaje también cuenta con varias acciones extra, como tirar manzanas y planear. Ya les digo que son algo accesorio y que pueden pasarse el juego sin utilizarlas.

El control al principio también es un poco impreciso y es difícil corregir un salto o una carrera en plena animación. Luego, con el paso de las partidas, te terminas habituando, pero por el contrario el juego se va volviendo más y más sencillo. Incluso en ciertos puntos del juego es fácil caer en la cuenta que puede repetirse un nivel para conseguir aumentar la vida del personaje hasta el máximo, así que por ese lado el juego anda un poco roto.

Si a eso le sumamos que el título cuenta con varias continuaciones, además de passwords al acabar cada nivel… El juego se me ha hecho corto y fácil para los estándares de la época, y eso que existen varios niveles que expanden el juego fuera del argumento de la película. Con esa facilidad, y un desarrollo demasiado lineal me recuerda que este tipo de adaptaciones van dirigidas a un público infantil. Este “Aladdin” no quería frustrar a ningún niño.

Si de algo me ha servido esta revisión es para darme cuenta que esta versión me recuerda en diseño y sistema de juego a la de Master System, un exprimidor de su hardware que fue la que más disfruté por aquel entonces. También para reafirmarme algo que ya sabía hace años. El “Aladdin” de Capcom para la SNES es un juego del montón en el catálogo de los 16 bits, cosa que, aunque solo fuese por los gráficos y animaciones, no era el caso de la versión de Mega Drive. Si a eso me sumamos la poca fidelidad con respecto al film en cuestión de diseño y música, está claro cuál es el mejor “Aladdin”.

Desarrollador: Capcom Co., Ltd. Música: Yuki Iwai, Yuko Takehara, Setsuo Yamamoto

JapónJapón | 1993 | Videojuego |